Revista de Gastroenterología del Perú - Volumen 15, Nº3 1995


Cáncer Gástrico en Niños: Reporte de un caso

*Francisco Berrospi Espinoza, **Eloy Ruíz Figueroa, ***Juan Celis Zapata,**** Juan Montalbetti Catanzaro


RESUMEN

El cáncer gástrico es raro en niños. Se presenta el caso de una niña de 5 años con adenocarcinoma tubular bien diferenciado de la región cardial y carcinomatosis abdominal. Esta niña es la paciente más joven con cáncer de estómago reportado en nuestra población.
Palabras claves: cáncer gástrico, adenocarcinoma, cáncer del cardias, cáncer en niños.


ABSTRACT

Gastric cancer is rare in children. The case of a 5-year-old girl advanced well differentiated tubular adenocarcinoma of the gastric cardia and abdominal carcinomatosis is described. This child is the youngest patient with cancer of the stomach reported in our population.
Key words: gastric cancer, adenocarcinoma, cardia cancer, cancer in children.


Rev. Gastroent. Perú 1995; 15(3): 296-298

 

INTRODUCCIÓN

El cáncer (adenocarcinoma) de estómago es una enfermedad que se presenta general mente en pacientes adultos. De hecho, la mayoría de los casos ocurren entre la 52 y 72 década de la vida(1). Esta neoplasía también se ha descrito en personas menores de 35 años de edad y representa alrededor del 3% de todos los casos de cáncer gástrico(24).

Las neoplasias malignas del tracto gastrointestinal son raras en la población pediátrica y corresponden, frecuentemente, a linfoma o sarcomas(5,6). El cáncer gástrico en estos pacientes es excepcional y pocos casos han sido reportados en la literatura(7-10).

En el presente artículo se reporta el caso de una paciente de 5 años de edad con cáncer avanzado del estómago.


PRESENTACIÓN DEL CASO

Se trata de una niña de 5 años de edad que vino con una historia de 10 semanas de disfagia, anorexia y pérdida de peso. Era hija única y había nacido por parto eutócico después de una gestación a término. Su crecimiento y desarrollo psicosomático fueron normales. Los antecedentes oncológicos familiares fueron negativos.

Inicialmente fue manejada en forma sintomática hasta 2 semanas antes de comenzar la evaluación diagnóstica y su posterior traslado a nuestro hospital.

El examen clínico de admisión mostró a una paciente desnutrida y pálida, con adenomegalias cervicales y hepatomegalia.

Los exámenes iniciales de laboratorio incluyeron: hemoglobina, 9.29/dL; leucocitos, 5050 cels/mm3; plaquetas y pruebas de coagulación normales; grupo sanguíneo y factor Rh. 0+; glucosa, urea, creatinina, calcio, sodio, cloro y potasio séricos dentro de límites normales.

La radiografía contrastada de esófago, estómago y duodeno demostró una lesión estenosante en el cardias que se extendía hacia el esófago distal y curvatura menor (Fig. IA y 1B).

Fig. 1A.- En la radiografía contrastada se aprecia una dilatación importante del esófago. El esófago distal está infiltrado por una lesión estenótica del cardis Fig. 1B.- La anatomía de la región cardial está alterada por una lesión obstructiva que invade el esófago distal y la curvatura menor


En la endoscopía se apreció estenosis total de¡ esófago distal con mucosa de apariencia normal. La biopsia tomada de esa zona reveló la presencia de un adenocarcinoma tubular bien diferenciado. El estudio histopatológico de 3 adenomegalias cervicales fue negativo para metástasis.

La ecografía abdominal mostró engrosamiento de la pared gástrica, adenomegalias perigástricas y retroperitoneales, ascitis e implantes peritoneales.

La niña recibió alimentación enteral mediante sonda nasogástrica.

La paciente evolucionó con trastorno de conciencia y convulsiones por lo que se instaló tratamiento antibiótico y anticonvulsivante. Mediante punción lumbar se tomó muestra de líquido cefaloraquídeo para estudio bacterológico y citológico los que no confirmaron infección bacteriana ni metástasis al sistema nervioso central. La TAC cerebral no mostró anormalidades.

Aunque la paciente experimentó una recuperación parcial de la conciencia se consideró que no era candidata para tratamiento quirúrgico ni quimioterápico debido a su mal estado general y a la extensión de la enfermedad.

La paciente falleció un mes después. No se realizó estudio postmorten.


DISCUSIÓN

La historia natural del cáncer gástrico es bien conocida en los pacientes adultos(1). Se han establecido diferentes patrones con respecto a la edad del paciente al momento del diagnóstico. Las principales diferencias de la enfermedad entre pacientes adultos jóvenes y los de mayor edad son la mayor proporción de mujeres, tumores indiferencias, estadios avanzados y baja sobrevida para los primeros(24,11-16).

Las manifestaciones clínicas del cáncer gástrico son inespecíficas tanto en pacientes jóvenes(2,3,10-13) como en adultos(1). Se ha reportado que la duración de los síntomas en los pacientes jóvenes es de corta evolución lo que supone la presencia de neoplasias de crecimiento rápido. Asimismo, suele ocurrir la demora de la evaluación diagnóstica(2,3,11-13). Estos hechos también han ocurrido en los casos de niños con cáncer gástrico(7-10) y en nuestro caso.

En lo que se refiere a la localización de la lesión en pacientes jóvenes, ésta se presenta frecuentemente en los 2/ 3 distales del estómago(3,11-13). Además, Levine realizó una revisión de 85 casos de cáncer de cardias y sólo encontró 6 pacientes jóvenes pero ninguno en edad pediátrica(14). En nuestra paciente de 5 años la neoplasia se desarrolló en el cardias.

Las neoplasias malignas del tracto gastrointestinal no son frecuentes en niños y adolescentes(5,6). El adenocarcinoma gástrico es una excepción en personas menores de 18 años(7-10). En 1941, McNeer sólo encuentra dos casos en una revisión de la literatura de 5 10 casos de niños menores de 10 años(7). Series más recientes, que analizan cáncer gástrico en pacientes jóvenes no reportan ningún caso en población menores de 18 años(24,11-14).

El paciente más joven con cáncer gástrico fue un niño de 10 días de edad y fue descrito por Collingsworth en 1877(8). En 1976, Siegel reportó el caso de una niña de 20 meses de edad con adenocarcinoma mucinoso del estómago(8). La paciente falleció 3 meses después del tratamiento con quimioterapia y gastrectomía. Otro caso aislado en un niño de 7 años ha sido reportado por Goto(9).

Más recientemente, se ha reportado el caso de un paciente de 15 años con adenocarcinoma anaplásico, tipo macroscópico linitis plástica, que vive un año sin evidencia de enfermedad después de tratamiento multidisciplinario, gastrectomía, radioterapia y quimioterapia(10).

Poco se conoce acerca del cáncer gástrico en la niñez. De acuerdo con el presente caso y de aquellos reportados por otros autores(7-10), podemos esperar un comportamiento agresivo del cáncer de estómago en pacientes pediátricos.

El presente caso suscita interés porque representa la paciente más joven con cáncer gástrico en nuestro medio entre 1976 nuevos casos admitidos a nuestra institución en período 1980-1993, y nos permite conocer algunas de las características de ésta enfermedad en este grupo etáreo.


CONCLUSIÓN

El cáncer es una enfermedad extremadamente rara en niños que generalmente se presenta en estadios avanzados y con mal pronóstico.

Francisco Berrospi Espinoza Av. Angamos Este 2520 Lima 34

VER BIBLIOGRAFÍA