Portada | Volúmenes anteriores

Folia Dermatológica Peruana
© Círculo Dermatológico del Perú
ISSN versión electrónica: 1609-7254

Suscríbase al rss desde aquí NOTICIAS RSS

Folia Dermatol.   2003; 14 (3) : 20-23

TRABAJOS ORIGINALES

Sensibilización por contacto a dicromato potásico

Carlos Echevarría1, José Fernandez2, José Armario3

RESUMEN

Objetivo: Determinar la prevalencia de sensibilización a dicromato potásico en pacientes con dermatitis de contacto alérgica (DCA).

Material y Métodos: Estudio descriptivo transversal, en 1762 pacientes de la unidad de Alergia de nuestro Departamento.

Resultados: Del total de la muestra, el 51.36% fueron diagnosticados de DCA; siendo los alergenos más frecuentes sulfato de níquel (54.36%), cloruro de cobalto (25.08%) y dicromato potásico (18.12%).

Del grupo general, el 14.19% eran trabajadores de la construcción en los que encontramos una asociación estadísticamente significativa con la sensibilización a dicromato potásico (OR= 65.17, IC 95%= 34.35-125.41), cloruro de cobalto (OR= 2.74, IC 95%= 1.77-4.25), alcoholes de la lana (OR= 3.70, IC 95%= 1.28-10.38), mezcla carba (OR= 10.33, IC 95%= 4.23-25.56), tiuranes (OR= 5.47, IC 95%= 2.89-10.34) y mercapto (OR= 4.14, IC 95% = 0.97-16.89). En cuanto al tipo de paciente que presenta una prueba positiva a dicromato potásico se observó una asociación significativa con el hecho de ser hombre (OR= 20.27, IC 95%= 18.13-23.21) y trabajador de la construcción (OR= 9.6, IC 95%= 7.21-11.99).

Conclusiones: La DCA a dicromato potásico es una de las causas más frecuente de enfermedad profesional y el principal responsable del ausentismo laboral en trabajadores de la construcción.

Palabras clave: Dermatitis de contacto, enfermedad profesional, dicromato potásico, cemento.


SUMMARY

Objective: To determine the prevalence of potasium dichromate sensitivity in patients with allergic contact dermatitis (ACD).
Methods: Crossectional descriptive study, carried out in 1762 patients of the Allergy Unit at our Department.

Results: 51.36% of the sample had the diagnosis of ACD; being the most frequent allergens nickel sulfate (54.36%), cobalt clorure (25.08%) and potasium dichromate (18.12%). 14.19% from the general group were construction workers, finding an association statistically significative with the potasium dichromate sensitivity (OR= 65.17, IC 95%= 34.35-125.41), cobalt clorure (OR= 2.74, IC 95%= 1.77-4.25), wool alcohols (OR= 3.70, IC 95%= 1.28-10.38), carba mixture (OR= 10.33, IC 95%= 4.23-25.56), thiurans (OR= 5.47, IC 95%= 2.89-10.34) and mercapte (OR= 4.14, IC 95% = 0.97-16.89). The positive test to potasium dichromate was associated significally with being male (OR= 20.27, IC 95%= 18.13-23.21) and with working in construction (OR= 9.6, IC 95%= 7.21-11.99).

Conclusions: ACD to potasium dichromate is one of the most frequent causes of occupational diseases and the main cause of absenteeism among constructions workers.

Key words: Contact dermatitis, occupational disease, potasium dichromate, cement.

 

Las enfermedades de la piel suponen el 40% de todas las enfermedades ocupacionales y entre ellas, las más frecuentes son las dermatitis de contacto. De éstas, el 80% suelen ser dermatitis de contacto irritativa (DCI) y el 20% dermatitis de contacto alérgica (DCA)(1). Por otro lado, sabemos que los iones hexavalentes de cromo, en forma de cromatos solubles, son muy frecuentes entre los componentes del cemento y constituyen unos agentes sensibilizantes de gran potencia (2). Presentamos un estudio de prevalencia y relevancia de la sensibilización al cromo en nuestra población de referencia, así como su nivel de asociación con la actividad laboral relacionada con la construcción.

MATERIALES Y MÉTODOS

arriba

Se ha efectuado un estudio epidemiológico descriptivo transversal no poblacional a partir de los resultados obtenidos de los tests epicutáneos llevados a cabo en 1762 pacientes con diagnóstico clínico de DCA. Todas las pruebas se realizaron con la batería estándar del GEIDC (Grupo Español para la Investigación de la Dermatitis de Contacto), usando alergenos de Chemotechnique aplicados en Finn Chamber, y fueron leídas siguiendo las normas habituales del ICDRG (International Contact Dermatitis Research Group), a las 48 y a las 96 horas. Los resultados obtenidos se sometieron a análisis estadístico mediante el test de X2 de Pearson para tablas de contingencia 2x2, con la corrección de Yates y en caso necesario la prueba exacta de Fisher. Se estableció un nivel de significación de 0.05, calculándose además el odds ratio (OR) con su correspondiente intervalo de confianza al 95% en los casos en que se consideró necesario.

Del total de pacientes incluidos en el estudio, 905 pacientes (51.36%) presentaron al menos una respuesta positiva relevante en las pruebas epicutáneas y fueron diagnosticados de DCA. Este grupo estaba formado por 622 mujeres (68.72%) y 283 hombres (31.27%) y su edad media fue de 33.24 ± 0.99 años. Las tres profesiones registradas con mayor frecuencia fueron trabajadoras del hogar (46.93%), construcción (14.19%) y metalurgia (5.37%). La localización más habitual de los eczemas fue las manos (64.65%), seguida a distancia por la cara (17.73%) y resto de la extremidad superior (15.14%). En el total de los pacientes, los alergenos que presentaron respuestas positivas con mayor frecuencia fueron sulfato de níquel (54.36%), cloruro de cobalto (25.08%) y dicromato potásico (18.12%) (Gráfico 1).

Del grupo general, 111 pacientes (14.19%) eran trabajadores de la construcción, todos varones, con una edad media de 40.81 ± 2.34 años. La localización de las lesiones más frecuente fue las manos (42.34%), siendo las otras ubicaciones mucho menos frecuentes. Los alergenos encontrados, por orden de frecuencia, fueron dicromato potásico (86.48%), cloruro de cobalto (43.24%), tiuran mix (19.81%), sulfato de níquel (16.21%), PPDA y carba mix (13.51%) (Gráfico 2). Por tanto, encontramos una asociación significativa entre ser trabajador de la construcción y presentar una prueba epicutánea positiva a dicromato potásico (OR= 65.17, IC 95%= 34.35-125.41), cloruro de cobalto (OR= 2.74, IC 95%= 1.77-4.25), alcoholes de la lana (OR= 3.70, IC 95%= 1.28-10.38), mezcla carba (OR= 10.33, IC 95%= 4.23-25.56), tiuranes (OR= 5.47, IC 95%= 2.89-10.34) y mercapto (OR= 4.14, IC 95%= 0.97-16.89).

Del grupo total de pacientes, el dicromato potásico fue el tercer alergeno más frecuente (18.12%), tras el sulfato de níquel (54.36%) y cloruro de cobalto (25.08%). Los pacientes con prueba positiva a dicromato potásico eran en su mayoría del sexo masculino (83.53%) constituyendo el 48.40% del total de pacientes del estudio, mientras que las mujeres representaban el 4.34% del total del sexo femenino del estudio, lo cual supone una relación varón/mujer de 5.07. La edad media fue de 41.17 ± 1.91 años. De los 156 pacientes que ejercían alguna profesión, el 61.53% eran trabajadores de la construcción, constituyendo el grupo más frecuente. El trabajador de la construcción sensibilizado a dicromato potásico presentó además de forma significativa hipersensibilidad a la mezcla de tiuranes (p<0.05) y mezcla carba (p<0.05) en relación con el resto de trabajadores sensibilizados que no ejercían esta profesión. Del resto de profesiones, las más relacionadas con la alergia a dicromato potásico fueron trabajadoras del hogar (26.66%), metalurgia y agricultura (15%) y administrativos (8.33%); lo que determina, al margen de la construcción, una asociación estadísticamente significativa con los trabajadores del metal (p=0.008) y la agricultura (p=0.001).

Por tanto, encontramos una asociación significativa entre el hecho de presentar alergia de contacto a dicromato potásico y ser hombre (OR= 20.27, IC 95%= 18.13-23.21) y trabajador de la construcción (OR= 9.6, IC 95%= 7.21-11.99) (Fotografías 1 y 2). No encontramos asociación con la presencia de lesiones en las manos ya que es la localización más frecuente de los eczemas en todos los pacientes que presentan DCA.

De forma simultánea, aplicamos un cuestionario a 56 pacientes trabajadores de la construcción, hipersensibilizados a dicromato potásico, con una edad media de 41.54 ± 3.28 años. Encontramos que el 32.14% tenía entre sus antecedentes algún familiar alérgico, de los que el 55.56% era de tipo respiratorios y el 39% cutáneos. En relación con los antecedentes personales, el 23.21% refería haber padecido este tipo de patología en otras ocasiones y de ellos, el 38.46% era atópicos. Todos los trabajadores llevaban más de un año de ejercicio de la profesión con una media de 15.43 ± 2.6 años. El 58.92% alternaba este trabajo con otras actividades eventuales, de los cuales, en el 72.72% era la agricultura. Se observó que un 25% de los pacientes llevaba menos de un año trabajando en esta profesión y que la media total fue de 8.74 ± 2.31 años. El tiempo medio en consultar desde que aparecieron las primeras lesiones fue 1.36 ± 0.8 años. El tiempo medio de evolución de la dermatitis desde que se originan las primeras lesiones en la construcción hasta el momento de realizar el estudio, fue de 6.35 ± 1.6 años. La mitad de los trabajadores había estado de baja laboral por el proceso cutáneo en alguna ocasión, durante su trabajo en la construcción, con una media de 0.49 ± 0.18 años de baja laboral.

El 87.5% de los pacientes refería una evidente mejoría del cuadro cutáneo al suspender la actividad laboral y el 89.28% empeoraba al reincorporarse a su puesto de trabajo. El 26.78% de los pacientes identificó que sustancias ajenas a su actividad laboral habitual, le empeoraban el curso de su proceso y un porcentaje similar refirió otros casos con lesiones similares entre sus compañeros de trabajo. Solo el 25% reconoció la introducción de nuevos materiales en el trabajo durante el tiempo que llevaban en la profesión. El 69.94% de los encuestados reconoció utilizar sustancias irritantes para la piel, pero tan sólo el 28.57% de los trabajadores utilizaba guantes de goma durante su trabajo habitual.

El dicromato potásico es una de las sustancias responsables de un número considerable de dermatitis de contacto y en este estudio el 9.30% del total de los eczemas de nuestra casuística se relacionó a este compuesto. El número de pruebas epicutáneas positivas a dicromato potásico en nuestro estudio fue algo superior a lo que se ha publicado(3), lo cual puede estar relacionado con la presencia de una mayor cantidad de cromo hexavalente en el cemento de nuestra zona (que es un agente sensibilizante de mucha mayor potencia que el cromo trivalente) o con la poca concentración de sulfato ferroso en la mezcla, que va a disminuir la penetración del alergeno en la piel(4).
La DCA por dicromato potásico afecta sobre todo al sexo masculino(5) y está en íntima relación con la profesión desempeñada(6), que en nuestro medio solo la ejercen hombres. De esta forma, en nuestro caso el contacto con el cemento fue la causa de afectación en dos tercios de los pacientes profesionales, mientras que para el resto de las profesiones, sólo agricultura y metalurgia mostraron una relación estadísticamente significativa (p<0.05) con este tipo de sensibilización. En el sexo femenino esta sensibilización alcanzó sólo al 4.34% de las mujeres, que eran trabajadoras del hogar en su mayor parte, debido a la presencia de este alergeno en productos de limpieza(7), aunque este porcentaje podría aumentar en los próximos años con la inclusión cada vez mayor de la mujer en el mundo laboral(8). Así mismo, cada vez más se relaciona la sensibilización a dicromato potásico con otras profesiones como la metalurgia(9). Afecta las manos en la mayoría de los casos, siendo poco frecuente la aparición de lesiones generalizadas. Se observó en algunos casos que los pacientes sometidos a protocolo no presentaban lesiones en la primera consulta con tests epicutáneos positivos, aunque referían una historia previa de lesiones en las manos en el momento del inicio del proceso. Estos datos son similares a los casos de eczema latente encontrados en un estudio sobre dermatosis ocupacional realizado en Finlandia(10).
Se ha observado por otros autores, que la positividad a dicromato potásico suele aparecer asociada a otros alergenos de los cuales el más habitual es cloruro de cobalto(11). La explicación más aceptada por la mayoría de los autores es la contaminación de la fuente de exposición, en este caso el cemento, que constituye además la causa más frecuente de DCA a cobalto. Hay también autores que consideran que la hipersensibilización por contacto al dicromato potásico aumenta la sensibilización al cobalto(12). Este tipo de reacciones positivas concomitantes es muy frecuente, se han descrito con otros metales como sulfato de níquel(13), y se consideran sensibilizaciones primarias múltiples ya que estos metales se encuentran en diversas proporciones en los cementos, aunque en cantidades escasas.

La DCA a dicromato potásico en trabajadores de la construcción es una de las principales causas de enfermedad profesional. Afecta sobre todo a varones de 40-45 años y se suele asociar a hipersensibilidad a cloruro de cobalto o a componentes de las gomas, con lesiones localizadas en manos y pies. El periodo de latencia entre el primer contacto y la aparición de los síntomas puede ser menor de un año en algunos pacientes, pero el retraso entre la aparición de los primeros síntomas y la realización de un estudio por un dermatólogo especializado, así como la falta de medidas de protección adecuada en el puesto de trabajo, hace que la DCA a dicromato potásico sea responsable de un alto grado de ausentismo laboral y de incapacidades profesionales. Dadas sus connotaciones médicas y económicas, el dermatólogo debe prestar especial interés en su correcto diagnóstico y en el establecimiento de su relevancia.

________________________

arriba

1 Dermatólogo Rotante. Clínica San Gabriel, Lima, Perú.

2 Jefe del servicio de Dermatología. Unidad de Dermatología Profesional y Alergia Cutánea. Departamento de Dermatología. Hospital Universitario de Puerto Real. Universidad de Cádiz. Servicio Andaluz de Salud.

3 Dermatólogo Adjunto. Unidad de Dermatología Profesional y Alergia Cutánea. Departamento de Dermatología. Hospital Universitario de Puerto Real. Universidad de Cádiz. Servicio Andaluz de Salud.

Correo Electrónico: vozmediano@futurnet.es

 

Tabla de contenido


UNMSM | Sistema de Bibliotecas | Biblioteca Digital

© 1997-2008 UNMSM. Oficina General del Sistema de Bibliotecas y Biblioteca Central
Comentarios y/o sugerencia : sisbiblio@unmsm.edu.pe
Todos los derechos reservados
Lima - Perú