Revista Peruana de Dermatología
    Vol. 12 • Nº 2 • 2002

 

FOTOTERAPIA CON LUZ ULTRAVIOLETA B DE BANDA
ANGOSTA (UVB-NB)

 

Antonio Paredes, Gadwin Sánchez y Jorge Coronado*


RESUMEN

Se revisan las características, mecanismo de acción, ventajas, efectos adversos y usos de la Radiación UVB de Banda angosta (UVB-NB); se muestran las Guías de Tratamiento en general en psoriasis, en vitiligo, asi como en combinación con retinoides.

Palabras Clave: Radiación ultravioleta B, radiación ultravioleta B de banda angosta (UVB-NB).

SUMMARY

Characteristics, modes of action, utilities, adverse effects and uses of UVB of Narrow Band (UVB-NB); General Treatment Guides and Treatment Guides in psoriasis, vitiligo and combination therapy with retinoids are presented.

Key Words: Ultraviolet B Radiation, Narrow Band Ultraviolet B Radiation (UVB-NB).


 


INTRODUCCIÓN

La helioterapia ha sido practicada desde tiempos muy remotos por griegos, egipcios, romanos e hindúes. El primer reporte terapéutico data de 1400 años antes de Cristo en la India [1], donde se observó que los pacientes con vitíligo mostraban cierta repigmentación después de exponerse al sol y haber ingerido extractos de ciertas plantas. En aquellos tiempos se atribuía la acción benéfica de los rayos solares al color y al calor.

Existen múltiples reportes de utilización de energía solar como tratamiento para diversas enfermedades como raquitismo, lupus vulgar tuberculosis etc. Es a fines del siglo XIX cuando se crearon las primeras lámparas con luz artificial, así Finsen en Dinamarca en 1893 usó luz solar filtrada para el tratamiento de lupus vulgar. En 1894 Lahmann en Alemania fue probablemente el primero en construir cabinas de luz artificiales para el tratamiento de enfermedades de la piel (fototerapia) usando una lámpara de arco de carbón para tratar pacientes con lupus vulgar. En 1906 Kuch y Hanan en Alemania crearon la primera lámpara de cuarzo que emitía luz ultravioleta alta.

Con el transcurso del tiempo la fototerapia se ha limitado casi exclusivamente al tratamiento de problemas cutáneos esta forma de terapia inicia su auge el año de 1947 cuando el dermatólogo egipcio Abdel Monem El Mofty [2] descubrió que la ingesta del extracto de una planta silvestre (Ammi majus Linn) que crecía a orillas del río Nilo y posterior exposición a la luz solar producía pigmentación en pacientes con vitiligo, esta planta [3,4] contenía 3 sustancias que pertenecían al grupo de las furocumarinas (drogas que producen sensibilidad cutánea cuando se exponen a irradiación ultravioleta) entre ellas el 8 metoxipsoralen (8MOP) y el 5 metoxipsoralen, iniciándose así la foto quimioterapia (acción sinérgica de la luz con drogas fotosensibilizantes).

En 1969 Fulton, Leyden y colaboradores [5] usaron tubos de luz negra (ultravioleta A) en combinación con 8 MOP tópico, ya que en forma sistémica era poco efectiva por la baja potencia de estos tubos; fue en el año de 1974 que Parrish [6] y colaboradores usaron tubos de luz ultravioleta de alta intensidad en combinación con 8 MOP (PUVA).

La historia de la luz ultravioleta B no es tan antigua, en 1923 Alderson [7] recomendó usar lámparas de mercurio para el tratamiento de psoriasis y en 1925 Goeckerman [8] combinó alquitrán de hulla con luz ultravioleta para el tratamiento de psoriasis, pero el problema era la baja emisión de irradiación de las lámparas, sin embargo esto cambió cuando en 1978 Wiskemann [9] usó cabina de irradiación UVB de banda ancha para el tratamiento de psoriasis, prurito urémico y otros pruritos, pero este método era menos eficiente que PUVA para el tratamiento de psoriasis.

En 1988 Van Welden [10] y Green [11] fueron los primeros en usar lámparas de luz ultravioleta B de banda angosta para el tratamiento de psoriasis con efectividad similar al PUVA, una alternativa interesante pues se ha reportado aumento de cáncer no melanoma en piel con el uso prolongado de PUVA sobre todo si excede de 1000 J/cm2 como dosis acumulada.

Características.- 

Con relación a la irradiación de luz ultravioleta B de banda angosta, los primeros fluorescentes que se usaron y se usan en la actualidad son los TL-100 wats-01 de la marca Phillips que prácticamente emiten una irradiación monocromática en donde el 83% de la emisión ultravioleta es 311 +/- 2 nanómetros. Se ha probado que irradiación mayor de 313 nanómetros no son efectivos para psoriasis, y menores de 300 nanómetros producen quemaduras sin resolver placas de psoriasis [12,13] por lo tanto se considera un régimen terapéutico útil emisiones entre 300 y 313 nanómetros y un régimen terapéutico óptimo el de 313 nanómetros que se define como la más baja fracción de dosis eritematogénica mínima requerida para remitir placas de psoriasis.

Esta dosis eritematosa es menos carcinogenica que PUVA, sin embargo estudios en animales14 han probado que la dosis eritematogénica de UVB de banda angosta es 2 a 3 veces más carcinogénica que luz ultravioleta de banda ancha en dosis eritematogénica es por eso que se ha probado su efectividad incluso con dosis suberitematogénica empleándose entre 30% a 70% de la dosis eritematogénica.

Mecanismo de acción.- 

Es desconocido, sin embargo se ha demostrado que disminuye los linfocitos T en la dermis mucho más significativamente que UVB de banda ancha y se ha demostrado que ésto se produce por apoptosis. 

Ventajas.-

- Se puede usar en niños, gestantes y en periodo de lactancia.

- No requiere psoralenos.

- No requiere protección ocular después del baño con UVB, como si es pertinente en el tratamiento PUVA dependiendo del psoraleno ingerido (12 horas para trioxsaleno y 24 horas para 8 metoxipsoralen).

- Es más efectiva que UVB de banda ancha.

- Produce mucho menos eritema que UVB de banda ancha.

- Menos carcinogénica que PUVA.

- Se puede utilizar con retinoides tópicos y sistémicos, con seudocatalasa y tacrolimus.

Efectos adversos: Los más frecuentes son eritema, prurito y xerosis.

Utilidad.- 

Está indicado en psoriasis, vitiligo, dermatitis atópica, micosis fungoide en estadios iniciales tipo placa IA y IB, dermatitis seborreica y prurito urémico.

 

Fig. 1 y 2: Cabinas de radiación ultravioleta B de banda angosta (UVB-NB).

 

ADMINISTRACIÓN DE UVB-NB EN LA UNIDAD DE FOTOTERAPIA DEL HOSPITAL NACIONAL "E. REBAGLIATI M."

Elegido este tratamiento para un determinado paciente, son fundamentales las instrucciones que se le proporcionan, para obtener el consentimiento informado, es decir que debe estar enterado del tratamiento a seguir la frecuencia, los beneficios y riesgos. Las guías de tratamiento varían para cada enfermedad (Ver Anexos) como veremos a continuación con dos entidades, psoriasis y vitiligo, las dos enfermedades más frecuentes que se tratan en la Unidad de Fototerapia del Hospital Nacional "E. Rebagliati M."

El paciente será clasificado en el fototipo cutáneo de acuerdo a la clasificación de Fitzpatrick, escala del I al VI, se le proporciona información acerca de los riesgos y beneficios de la fototerapia; también de la necesidad de fotoprotección y de evitar exposición adicional al sol. Después de la comprensión cabal del procedimiento se obtendrá el consentimiento y la firma respectiva del documento.

La Undad de Fototerapia está conformada por dermatólogos y técnicas entrenadas en el manejo de cabinas de fototerapia. Se dispone de una historia clínica de uso interno en la Unidad de Fototerapia, fichas para dosificación y seguimiento, así como tarjeta de citas para fototerapia.

Para la psoriasis hay dos formas de tratamiento con UVB-NB actualmente usados:

- UVB-NB solo.
- Retinoides orales más UVB-NB:

Retinoides orales más luz ultravioleta B banda angosta (RE-UVB-NB).-

La dosis de retinoide a usarse, acitretin o 13 ácido retinoico, será determinada por el rnédico. 

El inicio de la dosis de retinoide debe ser hecho 1 a 2 semanas antes de iniciar UVB-NB. La dosis usual inicial es de 25 mg de acitretin, pero luego se puede ajustar en los dos primeros meses. 

Preguntar al paciente la dosis que está recibiendo y registrar en su ficha. Si la adición de retinoide sistémico se hace después de iniciado UVB-NB, entonces disminuir la dosis de UVB-NB en un 50%.

CONCLUSIÓN

En resumen, estamos frente a una alternativa de tratamiento para el control de algunas enfermedades dermatológicas, en muchos casos con muy buena respuesta y con minimos riesgos sistémicos, sin embargo siendo un tratamiento relativamente nuevo hay que esperar y ser prudente en nuestras apreciaciones.



Anexos


Bibliografía

_______________________________________________________________

*Unidad de Fototerapia del Servicio de Dermatología del Hospital Nacional "E. Rebagliati M."

 


back.gif (71 bytes) Contenido

Volúmenes anteriores

Listado por Títulos