Anales de la Facultad de Medicina
Universidad Nacional Mayor de San Marcos
Copyright© 1999

ISSN 1025 - 5583
Vol. 58, Nº3 - 1997


Foto Clínica:

Prolapso Genital y Embarazo

RAÚL ALEGRíA, ABELARDO DONAYRE, MARISSA LIMAS, MARTHA MATOS
Servicio de Obstetricia de Alto Riesgo. Unidad de Vigilancia Fetal. Hospital Nacional
Guillermo Almenara Irigoyen

 

CASO CLÍNICO

El caso reportado por nosotros trata de una mujer de 32 años, multigesta con fórmula G4 P3003, proveniente de una zona considerada de estrato social bajo, Cono Norte-Comas, que acude por sus propios medios al notar un mes antes un «bulto» en genitales externos. En la Historia Clínica de emergencia se determina que tenía 38 semanas de gestación y una sola consulta médica durante el embarazo. Había tenido tres partos vaginales anteriores, el último 1 1/2 año antes, los pesos de los recién nacidos fueron 2,900; 3,200 y 3,100 gramos. Esta mujer medía 1,56 m. y se preguntó por su peso preconcepcional que dijo ser de 49 Kg. Al examen clínico tenía una altura uterina de 30 cm, LCF 142x' y ponderado fetal de 3000 ± 100 g. (Fig. N.º1 y Fig. N.º 2) Los genitales externos eran normales y entreabiertos por los que protuía el cervix de 4cm x 4cm, con signos de cervicitis crónica cubierto por escasa secreción mucosa blanquecina; el canal cervical permitía el pasaje de un dedo, palpándose el polo de presentación cefálico en +1 y las membranas íntegras (Fig. N.º 3 y Fig. N.º 4). La Hb fue de 9,2 g.

Se internó a la paciente para la culminación del embarazo por vía alta en una cesárea electiva pronta, no presentando contracciones uterinas al ingreso. Seis meses postcesárea se practicó histerectomía vaginal, fundoplastía y colporrafía anteroposterior.

No existe en la literatura datos precisos de la frecuencia del prolapso uterino que complique el embarazo. Sepúlveda y col., en 1984, comunicaron el caso de una primigesta que presentó prolapso uterino a las 12 semanas de amenorrea, la que tenía un defecto perianal congénito; el prolapso se redujo espontáneamente, no presentándose complicaciones durante el embarazo ni el parto. Kursel y Nichols, en 1980, comunicaron otro caso en una paciente con múltiples defectos congénitos urogenitales. En el Hospital Guillermo Almenara Irigoyen se tiene información sobre un caso ocurrido en el año 1990, que lamentablemente no fue documentado.

Fig. Nº 4. Prolapso Genital y Embarazo

Correspondencia:
Dr Raúl Alegría
Servicio de Obstetricia de Alto Riesgo
Hospital Nacional Guillermo Almenara Irigoyen
Lima 1 - Perú